• Psicología para adultos

Sobre mí

Sobre mí

El secreto del cambio es enfocar toda tu energía, no en la lucha contra lo viejo, sino en la construcción de lo nuevo.

(Sócrates)

Nada cambia si no cambiamos nada.

Me llamo Aida Huertas y soy psicóloga. Me gradué en la Universidad Ramón Llull donde también realicé el máster de Psicólogo General Sanitario. Estoy colegiada por el Colegio Oficial de Psicólogos de Catalunya (nº 23429) y acreditada como Terapeuta EMDR por la Asociación Española de EMDR.

Pero más allá de las formalidades, me gustaría contarte un poco más sobre mí.

¿Sabes aquella etapa en la que los niños no paran de preguntar el porqué de las cosas? Me gusta pensar que una parte de mí se mantiene allí. A los 3-4 años, los niños empiezan a desarrollar una necesidad de entender lo que está pasando a su alrededor, y eso precisamente es a lo que me dedico. En mi trabajo de ayuda hacia otras personas, me gusta escuchar sus problemas o preocupaciones y desgranar cuáles son las posibles causas de éstos. A partir de allí, busco conjuntamente con mis pacientes posibles soluciones para conseguir cambios y obtener beneficios para su salud.

El comportamiento de cada uno de nosotros, sin embargo, es muy complejo, es por eso que estoy constantemente formándome e informándome. Me gusta leer sobre temas de actualidad en terapia, así como leer libros de autoconocimiento y gestión de emociones, o apuntarme a talleres de formación específicos. El estar en una rueda de aprendizaje constante me ayuda y me da competencias a nivel profesional pero también personal. Siguiendo la filosofía de Maslow, nuestro objetivo vital es llegar a sentirse autorrealizado y sin duda mi profesión hace que cada día me sienta más cerca de conseguirlo.

Atrévete a ser valiente hoy
y confía en que cuando extiendas tus alas, volarás.

(María Demuth)

 

Ver terapias
Opiniones

Pacientes tratados

image

Iolanda Martin

Técnica de sonido

Destacar sobre todo el trato cercano y la amabilidad.

image

Sergio Borrás

Contable

Con pocas sesiones conseguí superar una fobia que sinceramente no me dejaba estar tranquilo.