• Psicología para adultos

Terapia de pareja

  • Home
  • Terapia de pareja

La terapia de pareja es uno de los mejores caminos para descubrir qué ocurre realmente en tu relación, conocer las causas de tu crisis de pareja y conseguir recursos para salir adelante.

Tanto nos han hablado sobre la media naranja, las almas gemelas, el destino, los príncipes, las princesas y los finales de película que en ese relato idílico parecen no existir los problemas de pareja.

Sin embargo, volvemos a la realidad cuando el Instituto Nacional de Estadística nos informa que España es el segundo país de la Unión Europea con mayor tasa de divorcios, con más de cien mil al año.

Pero en esa cifra solo se encuentran aquellas parejas que, por una u otra razón, decidieron cortar su vínculo de manera legal. Muchas otras, en cambio, viven una crisis matrimonial constante, que arrastran durante años y que no implica divorcio, pero que impacta en sus vidas de manera negativa sin a veces ser conscientes de ello.

De hecho, vivir una crisis de pareja suele afectarnos no solo en el plano individual, sino que también en otros ámbitos de nuestra vida como el trabajo, la relación con los amigos y familiares.

Y es que saber cómo superar una crisis de pareja no es sencillo y en ocasiones requiere un punto de vista desprejuiciado y profesional, ya sea porque se trata de un problema enquistado en la médula de la relación o bien porque la pareja huele una primera catástrofe y quiere prevenir males mayores.

En cualquiera de estos casos, mi recomendación es darle un voto de confianza a la terapia de pareja, un tipo de psicoterapia que ayuda a que las personas reconozcan y resuelvan sus diferencias, con el fin de mejorar su forma de relacionarse.

Terapia de pareja: ¿funciona?

Una de las preguntas que suelen hacerme, tanto en mi consulta psicológica como en mi ámbito personal, es “¿la terapia de pareja funciona?” Y mi respuesta (corta) siempre es la misma: “depende”.

Mi respuesta larga es la siguiente: existen muchos motivos por los cuales una pareja busca terapia. Pueden existir episodios de celos, problemas de comunicación, dificultades en el plano sexual, situaciones de infidelidad o desconfianza, o una falta de interés generalizada en el otro, entre muchas otras circunstancias y solo si hay amor, la terapia de pareja funciona.

Por otra parte, una terapia de pareja no tiene como objetivo final y único disolver los conflictos entre los miembros de la relación y simplemente volver a unir a ambas personas. En ocasiones el resultado de una terapia de pareja puede ser la ruptura de la relación, ya que la conclusión de ambas personas es que existen diferencias que no permiten una buena convivencia o una compatibilidad emocional que les satisfaga. Y por encima de todo, ha de primar el bienestar individual. 

De hecho, un motivo de consulta común también en terapia de pareja es: nos queremos separar. Sobre todo cuando hay hijos de por medio. Para ayudar a que el proceso sea sano y sobre todo trabajado desde la empatía del uno hacia el otro.

En la terapia de pareja, aprendemos a relacionarnos de nuevo con la pareja, eliminando los errores de comunicación que hacen que los conflictos sean mayores y se perpetúen, a resolver problemas de forma racional y productiva, a escuchar y a fomentar la empatía.

Cuándo hacer terapia de pareja

Como en todo, el momento para buscar a un psicólogo de parejas depende de muchos factores, pero a grandes rasgos te recomiendo prestar atención a las siguientes señales de alerta:

  • Tú y tu pareja casi no habláis… y cuando lo hacéis, el 99% de la conversación tiene un tono negativo que deja al otro sintiéndose avergonzado, triste, juzgado, inseguro o ignorado.
  • No paráis de discutir. Cualquier tema de conversación es válido para tener diferentes criterios y siempre acabáis discutiendo.
  • Sientes que tu pareja no es más que un compañero de piso. Esto puede implicar problemas sexuales, de complicidad, diferencias no resueltas en el pasado, etc.
  • Tú y tu pareja tenéis muy poco en común. Dos estilos muy distintos de crianza, una visión incompatible respecto a las finanzas familiares o ritmos de vida que no permiten la vida en pareja pueden ser buenas razones para ir a terapia.
  • Quieres cambiar todo sobre su forma de ser. Creer que el objetivo de estar en pareja es moldear a tu novio o novia a tu gusto es un error que puede costar caro.
  • Crees o sabes que ha existido una infidelidad. Si tú has sido infiel o tu pareja te ha engañado, es probable que necesitéis hablarlo en profundidad con un profesional.

Si necesitáis más ayuda para enfrentar vuestra crisis matrimonial o amorosa, ponte en contacto conmigo.

Datos y cifras

  • 98% de las parejas que recibieron terapia de pareja declararon que éste fue un servicio bueno o excelente, según la encuesta de American Association of Marriage and Family Therapists (AAMFT).

  • La terapia de pareja es considerado el tratamiento más efectivo contra la depresión y la ansiedad.
    (Psychological Therapies – report 2018, NHS Digital).

  • Incluso las parejas más afligidas pueden beneficiarse de este tratamiento psicológico si ambos integrantes están dispuestos a mejorar la relación.
    (Christensen et. al, University of California, 2010).

Satisfacción en terapias de pareja

Contacto

Te llamamos