• Psicología para adultos

Terapia individual

  • Home
  • Terapia individual

Terapias

Contacto

Te llamo


Autoestima baja

Superar tu autoestima baja implica conocer sus síntomas y causas, con el fin de entender qué situaciones de tu vida han generado esta percepción pesimista de tu forma de ser.

La autoestima es un concepto muy amplio en el mundo de la psicología, por lo que resulta complejo reducirla a una explicación única. Sin embargo, de manera resumida la autoestima se define como la percepción que tenemos de nosotros mismos, basada en lo que pienso, siento y hago.

En otras palabras, la autoestima es un sentimiento de aceptación y aprecio hacia uno mismo que está unido a un sentimiento de competencia y valía personal.

¿Por qué es importante la autoestima? Porque se encuentra absolutamente ligada a cómo nos relacionamos con nuestro entorno y a la manera en que afrontamos nuestro día a día. Es decir, nuestra autoestima tiene la capacidad de afectar todas las áreas de nuestra vida social, familiar, laboral, personal…

Ahora, la autoestima no es innata. Esto significa, por una parte, que no nacemos con una autoestima baja o alta y, por otra parte, que esta autopercepción no es siempre la misma a lo largo de nuestra vida: la autoestima es un concepto modificable. Podemos aprender a querernos.

Autoestima baja: síntomas y causas

Una buena manera de entender qué es la autoestima baja y cuáles son sus síntomas es a través de un ejemplo cotidiano y muy simple: imagina que tienes una herida en el tobillo. No sabes cómo te has hecho daño en esa zona, pero tienes la certeza de que la herida está allí y te genera molestias.

Has intentado curarla, pero sigue apareciendo. Nunca termina de curarse… hasta que descubres que tus zapatos nuevos son los causantes del dolor y de la herida. Cada vez que te los pones, rozan esa zona de tu tobillo tan dañada. Sí, puedes poner una tirita durante el día y eso apacigua el dolor, pero la presión del zapato será suficiente para que la herida no acabe de cicatrizar totalmente.

Lo mismo ocurre con tu autoestima baja: puedes intentar confiar en ti mismo, aumentar la actividad física, identificar tus fortalezas, aprender a decir que no… ¿Todo esto te ayudará? Sí. ¿Solucionará el problema? Hasta que no encuentres el origen y las causas de tu baja autoestima, no.

Para conocer mejor tu “herida en el tobillo”, te recomiendo prestar atención a las siguientes acciones o pensamientos, con el fin de saber si forman parte de tu vida cotidiana:

  • Tiendes a culparte de todo lo que pasa a tu alrededor.
  • No sabes poner límites.
  • No te cuidas, ni personal ni socialmente.
  • No dejas de compararte con los demás y te sientes inferior.
  • No crees poder lograr cosas que te encantarían.
  • Prefieres pasar siempre desapercibida.
  • No crees que puedas aportar nada interesante o importante a las personas que te rodean más que ayudarlas con sus problemas.
  • Sientes miedo al fracaso constantemente.
  • Evitas responsabilidades.
  • Tienes un diálogo interno muy negativo (palabras que bajan la autoestima).
  • Te sientes mal actuando como lo haces.

Si te ves reflejada en varias de estas situaciones, es hora de tomar acciones concretas, ya que se trata de síntomas de baja autoestima que están afectando tu crecimiento personal.

Cómo superar la baja autoestima

Si los síntomas detallados anteriormente coinciden con lo que estás viviendo, es muy probable que ahora te estés preguntando “¿cómo supero mi baja autoestima?” Frente a este interrogante, existen muchas respuestas.

En el mercado existen cientos de libros de autoayuda y claves para mejorar la autoestima por internet y, si bien es cierto que te puede ir bien con estos recursos, no hará que tu autovalía pase de ser nefasta a ser de hierro. ¿Por qué? Porque si no identificas las razones de tu autoestima baja y su origen, difícilmente podrás trabajar en ella de manera constructiva.

No se trata de saber cómo evitar la baja autoestima, sino de entenderla, enfrentarla, conocer sus causas y tomar medidas al respecto. Como psicóloga, no se me ocurre una mejor forma de cuidarte que a través de la terapia, con el objetivo de que aprendas a valorarte, dedicar un espacio semanal a tus necesidades y hablar con un profesional para modificar esta falta de amor propio.

Contacto

Te llamamos