• Psicología para adultos

Terapia individual

  • Home
  • Terapia individual

Terapias

Contacto

Te llamo


Depresión

Distinguir una depresión de una tristeza puntual, conocer los tipos de depresiones, sus causas y síntomas es clave para saber cómo enfrentar este trastorno del ánimo.

La depresión es uno de esos términos de salud mental que suele utilizarse en conversaciones cotidianas con amigos, familiares y colegas de trabajo, pero que con el tiempo ha perdido parte de su significado. Esta distorsión respecto a lo que implica sufrir una depresión puede generar mucha confusión tanto en la persona que la sufre como en su entorno más inmediato.

Pero, ¿qué es la depresión? Desde un punto de vista psicológico, la depresión es un trastorno del ánimo que causa una gran tristeza acompañada por una devastadora desesperanza hacia el presente y el futuro.

Una persona deprimida suele rememorar constantemente el pasado y, por ello, sufre en todos los escenarios que se presentan en su vida actual. Lamentablemente esta circunstancia es más común de lo que creemos: según la Organización Mundial de la Salud (OMS), existen más de 300 millones de personas afectadas por una depresión a nivel mundial.

Sin embargo, te recomiendo hacer una distinción: estar triste no significa necesariamente tener una depresión. De acuerdo a mi experiencia, es bastante común que algunos pacientes confundan la depresión con la tristeza reactiva a un evento traumático. La gran diferencia entre una y otra es que una persona deprimida se ve imposibilitada de desarrollar una vida normal.

Tipos de depresión y síntomas

También es importante entender que existen distintos tipos de depresión, así como múltiples síntomas o manifestaciones de ésta.

Para que tengas una idea más clara respecto a las depresiones y sus rasgos desde una perspectiva psicológica, a continuación te explico los tipos de depresión más comunes:

Trastorno depresivo persistente (o distimia)

La distimia es un trastorno depresivo continuo en la que aparecen algunos síntomas similares a los de la depresión mayor, pero más leves, durante dos o más años.

Sin embargo, estos síntomas leves no indican en ningún caso que la distimia sea un trastorno leve. De hecho, la persona que sufre un trastorno depresivo persistente padece de igual manera que una persona con una depresión mayor.

Debido a que resulta complejo entender qué es la distimia y cómo tratarla, a veces los pacientes no llegan a consulta porque creen que simplemente es parte de su forma de ser y no lo relacionan con ningún problema específico.

Este tipo de depresión, conocido también como trastorno distímico, puede manifestarse mediante una falta de interés, tristeza persistente, poca energía, irritabilidad excesiva o dificultad para concentrarse.

Depresión postparto

Muchas mujeres se preguntan “¿cómo puedo saber si tengo depresión postparto?” Y es que este trastorno del ánimo, que se manifiesta justo después de dar a luz, puede generar grandes inconvenientes tanto para la madre como para el hijo recién nacido.

Los síntomas de la depresión postparto son similares a los de otras depresiones, aunque mucho más intensos, y suelen afectar negativamente al cuidado de la propia mujer como del bebé, hasta el punto de convertirse en incapacitantes.

En cuanto a las causas de la depresión postparto, éstas son multifactoriales. No obstante, vale la pena destacar que durante el embarazo y el parto, los niveles de hormonas como el estrógeno y la progesterona se alteran, produciéndose cambios químicos en el cerebro que afectan al estado de ánimo.

Existe también lo que se denomina “baby blues”, un estado de tristeza intenso generado por la preocupación que supone el cuidado del recién nacido en contraposición a la incapacidad que siente la madre de llevar a cabo todas estas tareas. Sin embargo, este episodio es puntual y suele desaparecer entre una y dos semanas después de dar a luz.

Trastorno disfórico premenstrual (TDP)

El trastorno disfórico premenstrual, conocido también por la sigla TDP, se diagnostica cuando aparecen síntomas depresivos la semana previa a la menstruación para luego disminuir al inicio de ésta y desaparecer una semana después.

Las mujeres que padecen TDP suelen manifestarlo con labilidad emocional intensa (cambios de humor), irritabilidad intensa, ansiedad y un estado de ánimo depresivo, entre otros.

Trastorno afectivo estacional (TAE)

No es fácil comprender qué es el trastorno afectivo estacional, aunque más difícil resulta identificarlo en nuestras vidas. Como su nombre indica, este tipo de depresión es estacional, lo que quiere decir que siempre se pone de manifiesto en la misma época del año.

En la mayoría de los casos, el TAE suele coincidir con las estaciones en las que existen pocas horas de luz. En dichas épocas, el paciente experimenta síntomas depresivos que afectan su vida diaria.

Cómo saber si estás en depresión

Si quieres saber si estás inmerso en una depresión, o si sospechas que alguien de tu entorno está deprimido, te sugiero poner atención a las siguientes señales de alerta o síntomas asociados a un cuadro depresivo:

  • Te sientes triste, vacío o sin esperanzas la mayor parte del tiempo.
  • Has perdido interés en tus actividades favoritas.
  • Has notado un aumento o pérdida del apetito, sin que esto tenga que ver con una dieta.
  • Te cuesta mucho dormir (o bien, estás durmiendo demasiado).
  • Te encuentras irritable, sin energía o ansioso de manera recurrente.
  • Te sientes excesivamente inútil o culpable.
  • Tienes problemas a la hora de concentrarte o tomar decisiones.
  • Has tenido ideas relacionadas con la muerte o con el suicidio.
  • Tienes pensamientos pesimistas repetitivos.

No todas las personas que padecen depresión tienen los mismos síntomas, ni aparecen todos los citados anteriormente en una depresión. Es trabajo del profesional quien, a partir de los síntomas, la intensidad de estos, la durabilidad y las causas que los han provocado, determina si la persona padece o no depresión y de qué tipo.

En función de la intensidad de los síntomas, una depresión puede ser leve, moderada o grave.

Cómo salir de la depresión

El tratamiento de la depresión ha de ser, en la mayoría de sus casos, combinado: con terapia farmacológica y terapia psicológica.

Respecto al segundo factor, el psicológico, saber cómo salir de la depresión implica entender las causas de ésta y trabajar en terapia la manera de aliviar o hacer desaparecer los síntomas.

Así, las causas de una depresión son multifactoriales y se pueden clasificar en dos grupos: causas de factores internos (depresión endógena) y causas de factores externos (exógena):

  • Endógena. Tiene un componente biológico y hereditario base.
  • Exógena. Es generada por acontecimientos externos como una experiencia traumática, la pérdida de un familiar, una enfermedad grave o una ruptura de pareja.

El primer tipo de depresión suele ser más resistente al tratamiento y la prevalencia es mucho menor.

En el caso de mi consulta psicológica, a través de la reestructuración cognitiva trabajaremos las creencias negativas que la depresión ha generado en ti, por lo que el tratamiento generalmente está ligado a un trabajo profundo de autoestima.

En este sentido, si tu objetivo es superar una depresión o ayudar a alguien con depresión, este proceso probablemente implica mucho más que darle ánimos o realizar actividades fuera de casa. En estas circunstancias, la recomendación es acudir a un profesional de la salud mental que brinde recursos específicos para tratar el cuadro depresivo.

Contacto

Te llamamos