• Psicología para adultos

Terapia individual

  • Home
  • Terapia individual

Terapias

Contacto

Te llamo


Trastorno obsesivo-compulsivo

El trastorno obsesivo-compulsivo, también conocido como TOC, suele pasar inadvertido o ser considerado una simple manía, pero tiene efectos mucho más nocivos de los que creemos. Por lo tanto, conviene conocer sus causas, síntomas y formas de tratamiento.

Pese a lo que muchos hemos visto en películas y series de televisión, el trastorno obsesivo-compulsivo es mucho más que ser una persona con manías. Si bien es cierto que cada caso debe ser analizado con sus particularidades, en generalmente el TOC tiene un inicio insidioso que acaba convirtiéndose en algo muy perturbador e invalidante para la persona que lo sufre.

Pero, ¿qué es el trastorno obsesivo-compulsivo? Consiste básicamente en un trastorno crónico y duradero que genera pensamientos y comportamientos incontrolables y recurrentes que deben repetirse una y otra vez. Bajo este trastorno, los pensamientos son también denominados obsesiones; y los comportamientos, compulsiones.

Estas obsesiones son ideas o imágenes que aparecen como intrusas o no deseadas en el paciente, y causan una ansiedad o malestar importante. Por otra parte, las compulsiones son comportamientos o actos mentales que tienen el objetivo de calmar esa ansiedad o malestar.

Un claro ejemplo es cuando alguien piensa “el objeto que acabo de tocar está infectado (obsesión)”, por lo tanto, se lava las manos varias veces (compulsión).

Imagina si estas situaciones se repitieran en tu vida cada día en múltiples ocasiones: así opera el TOC, el cual suele generar un deterioro significativo en la vida cotidiana del paciente.

Trastorno obsesivo-compulsivo: síntomas y otras señales de alerta

Si crees que tú o alguien cercano sufre el trastorno obsesivo-compulsivo, presta atención a los siguientes síntomas y señales de alerta:

Obsesiones

  • Miedo a la contaminación o a los gérmenes.
  • Pensamientos no deseados o tabú respecto a temas ‘polémicos’ como sexo, religión o violencia.
  • Ideas obsesivas respecto al orden o la simetría.
  • Creencias respecto a que algunos colores o números son buenos o malos.
  • Sospechas infundadas sobre la posible infidelidad de una pareja.
  • Vigilancia constante de la respiración, parpadeos y otras acciones naturales del organismo.

Compulsiones

  • Limpieza y orden excesivos.
  • Repetición de pequeñas rutinas de manera excesiva (ejemplo: revisar que la puerta de casa está cerrada o que las llaves del coche está en el bolso).
  • Necesidad de realizar actividades en cierto orden.
  • Conteo de números, palabras o patrones, generalmente murmurando la información.

Además, si cualquiera de estas situaciones está entorpeciendo el normal desarrollo de la vida social, laboral o personal de la persona, te recomiendo contactar a un profesional de la salud mental en cuanto antes.

Causas del TOC

Si bien no se conocen las causas exactas que generan un trastorno obsesivo-compulsivo, las investigaciones realizadas hasta ahora sí apuntan a algunas diferencias del cerebro y los genes de aquellos pacientes que sufren de TOC.

En cuanto a las diferencias cerebrales, aparentemente este trastorno de la personalidad involucra problemas de comunicación entre la parte frontal del cerebro y otras estructuras más profundas de éste que utilizan un neurotransmisor llamado serotonina. Los niveles de este químico suelen regularse tanto con cierta medicación como con la terapia cognitivo-conductual.

Por otra parte, según International OCD Foundation (Fundación Internacional del TOC), estudios más recientes muestran que un factor que influye en el desarrollo de un trastorno obsesivo-compulsivo es el genético. Es decir, el TOC puede ser hereditario, pero en esta ecuación también es necesario añadir otros factores, como experiencias traumáticas o una enfermedad que inducen la actividad de los genes asociados a los síntomas del TOC.

Trastorno obsesivo-compulsivo: tratamiento

Como ya he comentado, además de la medicación, el tratamiento más efectivo para el trastorno obsesivo-compulsivo es la terapia cognitivo-conductual, la cual ofrezco en mi consulta psicológica, tanto de manera presencial como a online por medio de videollamadas.

En la mayoría de investigaciones realizadas al respecto, este tipo de terapia -y, en específico, la de exposición con prevención de la respuesta (ERP, por sus siglas en inglés)- es la que mejor resultados genera en los pacientes con TOC.

En casos más graves, sin embargo, es posible recurrir a tratamientos más intensivos, ya sea doblando la cantidad de sesiones al mes o a la semana, asistiendo a programas de media jornada junto a otros pacientes, accediendo a una hospitalización parcial o viviendo en una residencia de manera voluntaria para explorar las causas y tratar los síntomas del trastorno.

Contacto

Te llamamos